jump to navigation

Command & Colors: Ancients Epic 13 mayo 2008

Posted by ppglaf in Sesiones de juego.
Tags:
trackback


c&c epic 001, originalmente cargada por ppglaf.

Tal y como estaba previsto, jugamos a la versión “épica” del Command & Colors: Ancients.

Falló una persona y sólo pudimos ser siete los que nos sentáramos a jugar, de los que sólo dos habíamos jugado anteriormente al juego, así que se decidió que ambos seríamos los comandantes de bandos opuestos, dejando los mandos de campo bajo la responsabilidad de los “novatos”.

La batalla elegida (Ilipa) tiene un despliegue en el que los cartagineses (con siete cartas) tienen las fuerzas pesadas en el centro y los romanos (nueve cartas) las tienen en las alas. Se juega a 13 estandartes. El bando púnico contó con cuatro jugadores, por lo que el comandante romano (yo mismo) era también el general al mando del ala central.

Usamos una segunda baraja tal y como recomiendan las instrucciones, nos sentamos frente a frente y se repartieron las cartas.

Para empezar, comencé a mirar mis nueve cartas (¡¡NUEVE CARTAS!!). De repente, veía que un juego táctico (el básico) tomaba una dimensión estratégica (epic). Podía planificar una jugada a varios turnos vista. A ver…, despliego la caballería de las alas con estas cartas de movimiento, luego avanzo otra vez con esta otra carta, uso la carta de caballería que me ha tocado para atacar…, ¡manos a la obra!

Reparto unas cartas de mover cuatro unidades a cada uno de los generales de las alas y…, ¿pero qué está haciendo? ¡¡Ha roto la línea sin causa aparente y ha desorganizado el bien ordenado despliegue inicial!!

Cruzo una mirada de complicidad con mi oponente, el comandante cartaginés, que también ha visto el extraño movimiento y tras terminar mi turno, el reparte también unas cartas y sus generales…, ¡¡también rompen la línea!!

Ahora ya no puede reprimir un comentario en voz alta y menciona algo acerca del sufrimiento que le espera durante la partida. Ver las cartas, organizar la jugada y no poder decirle a sus generales lo que tienen que hacer, puesto que tienen libre albedrío. En realidad, las reglas permiten que el comandante hable con uno solo de sus generales en cada turno, si le da una carta al mismo. Se supone que hay que guardar silencio (cosa que se lleva a cabo aunque siempre se le escapa algún comentario a alguno y alguien le recrimina: “¿Y eso se lo estás gritando desde la otra punta del campo de batalla?”) y visto lo visto, decido que es más divertido no decir apenas nada y que se las vayan apañando como puedan. Después de todo es la primera partida para casi todo el mundo.

Aún así, la ventaja del romano de contar con nueve cartas y con un despliegue una línea más lejos del borde propio del campo de batalla se va haciendo notar.



c&c epic 002, originalmente cargada por ppglaf.

Las caballerías mantienen en los extremos una dura escaramuza en la que se producen bajas en ambos bandos. Luego, en un momento determinado en el que milagrosamente vuelve a darse una situación de alineamiento, juego una carta de mando de línea a lo largo de las tres secciones, lo que sitúa todo el ejército romano muy metido en el campo cartaginés. El riesgo es que mis tropas más débiles (el centro) están demasiado cerca de sus fuerzas pesadas, pero lo asumo a costa de acercar mis unidades de las alas hacia su campo, quitándoles espacio para retroceder.

Una carta romana de “reagrupar” no resulta todo lo eficaz que debiera, pero suple algunas pérdidas y refuerza el ataque.

Cartago juega una carta de mover-disparar-mover, y desplaza sus unidades ligeras para alcanzar con sus flechas y jabalinas a los romanos. Seguidamente, Roma juega la misma carta, pero esta vez sus unidades no necesitan moverse para alcanzar a las cartaginesas, con lo que el ataque resulta más efectivo. Además, aprovecha el movimiento tras el disparo para alejar a sus tropas ligeras del centro cartaginés, que resulta amenazador.

A estas alturas, el ala izquierda romana y la derecha cartaginesa están muy desorganizadas. Las pérdidas han sido equilibradas y las tropas pesadas de roma están rodeadas de unidades amigas, que a su vez tienen cerca a las unidades cartaginesas, sin espacio para maniobrar eficazmente.

En el centro, los cartagineses han abierto una pequeña brecha. Los auxilia romanos retroceden poco a poco, evitando el enfrentamiento directo. Y también hay una igualdad en las bajas por ambos bandos.

Sin embargo, el ala derecha romana ha conseguido llegar alineada hasta arrinconar a las tropas cartaginesas, ya bastante tocadas. Las unidades cartaginesas más dañadas no disponen de una retaguardia tras la que escapar del enemigo y están en contacto con las legiones de Roma. Es el momento de jugar un choque de escudos, que añade dos dados adicionales a los combates cuerpo a cuerpo. En el ala derecha hay un total de seis combates de este tipo, y en el centro y en el otro ala, sólo un par de ellos. Jugamos mal la carta, ya que la aplicamos a todo el campo de batalla, y sólo se debe hacer así en el juego original, no en el épico, que sólo afecta un ala.

De todas formas, fue el ala derecha la que se impuso, destrozando a la infantería ligera cartaginesa y a los restos de caballería y consiguiendo una victoria para Roma. Que los veteranos de esta batalla funden la ciudad de Itálica.



c&c epic 003, originalmente cargada por ppglaf.

En cuanto al juego en sí, ya lo he comentado, la cantidad de cartas de las que se dispone permiten realizar acciones encadenadas, aportando algo más de estrategia y restando algo de la suerte de una mano mala de naipes.

Jugar tanta gente resultó muy divertido, o al menos a mí me lo pareció. Deberían decir algo los generales de campo, que están un poco más atados de manos, pero desde mi perspectiva, plantear una estrategia y no disponer de medios suficientes para hacérselo saber a tus generales resulta algo angustioso y aporta mucha diversión al juego.

Anuncios

Comentarios»

1. pájaro bobo - 15 mayo 2008

Aquí uno de los generales de las alas.

A mi también me resultó muy divertida la partida (supongo que influye mucho el hecho de que iba con el bando ganador) y consiguió transmitirme la sensación de estar zumbándome en plena Antigüedad.

La verdad es que no tenía nada claro lo que debía ir haciendo, y miraba por el rabillo del ojo al Comandante supremo cada vez que hacía un movimiento para ver si la estaba cagando . Pero lo cierto, es que tu actitud de callarte y dejar que nos esquivocáramos por nosotros mismos me pareció muy acertada, y nos permitió poco a poco experimentar y apreciar las posibilidades del juego aunque no llevásemos una estrategia muy coherente.

En nuestra defensa decir, que si tú como Comandante supremo tenías 9 cartas donde elegir y planificar una estrategia a largo plazo, nosotros solo jugábamos una carta por turno, con lo que nuestra capacidad de maniobra era muy a corto plazo y reducida.

En fin, memorables los gritos de un general de un ala a otra: ¡Pero, dónde vas!!!!, que seguro que se escucharon hasta en el siglo II a. C.

2. borat - 15 mayo 2008

Aparte de que tener más cartas permite una estrategia más a largo plazo, para mí la mayor mejora del modo Épico es que una buena racha con los dados ya no te puede dar la victoria así como así como ocurre con demasiada frecuencia en el juego básico.

Por otro lado, al disponer de más cartas también es más fácil recular y reorganizarte cuando las cosas se ponen muy feas en alguna de las zonas del tablero, algo que en el básico muchas veces es imposible de hacer por falta de cartas o de espacio suficiente (mientras que ahora dan mucho más juego los repliegues en horizontal).

Por último, las cartas más tochas como Double Time o Clash of Shields que en el original son una barbaridad aquí ven sus efectos mitigados al haber el doble de unidades y tener que conseguir muchos más estandartes para ganar la partida.

En mi humilde opinión, las batallas Épicas convierten un juego festivalero y con gran influencia del azar como el C&C:A en un táctico ligerito más que decente.

Ojalá GMT publique pronto más batallas Épicas y alguien modifique el mapa del módulo de Vassal para jugar este tipo de partidas. 😉

3. Jokin - 15 mayo 2008

¿Sí? ¿mitigados?, pues el choque de escudos fue la muerte a pellizcos… le dio la tranquilidad en las alas y le dio aire.
Se había quedado sin cartas para mover su ala derecha y le permitió no sólo atacar, sino hacernos la suficiente pupa como para que no le pudiéramos contestar con fuerza; y en el el ala izquierda limpió las tres unidades que estaban desorganizándole el flanco y que podían evitar que usara de manera eficaz las cartas que tenía para atacar por ahí.

Choque de escudos y línea de cohesión fueron las dos cartas que jugó que más daño nos hicieron en todo el juego. El resto era más o menos esperable: el grueso de nuestro ejército era más ligero que el suyo, y dando oamas era previsible que nos cruspieran.

4. borat - 15 mayo 2008

Pues sí, muy mitigados porque en condiciones normales no deberías tener más de 3 o 4 piezas en contacto directo con el enemigo en una sola sección del tablero.

De hecho, tanto en el juego básico como en el Épico no conviene atacar con más de 3-4 unidades a la vez precisamente para evitar que se te queden demasiadas tropas en contacto con el enemigo y te saquen la dichosa Choque de Escudos.

La diferencia es que en el básico, al aplicarse la carta en todas las secciones y con las pocas cartas de mando que tiene cada bando, cuando han pasado unos cuantos turnos siempre se te quedan unidades “colgadas” y en contacto con el enemigo por todo el tablero, con lo que el Choque de escudos puede llegar a afectar hasta 7-8 unidades a la vez y provocar 5-6 bajas de golpe (más del 50% de los estandartes necesarios para ganar).

Por contra, en el modo Épico y si evitas tener más de 3-4 unidades en contacto con el enemigo en cada sección del tablero, lo máximo que te van a poder hacer es 3-4 bajas que representan tan solo un 25-30% de los estandartes necesarios para la victoria de tu oponente.

5. borat - 15 mayo 2008

Por cierto, como ya ha dicho ppglaf jugásteis mal Choque de Escudos porque en el modo Épico sólo puede utilizarse en una única sección del tablero.

Quizás por eso te parecieró tan potente. 😉

6. Jokin - 16 mayo 2008

Gracias por la aclaración 😉

Es que fue matadora… Lo decíamos de coña, pero está demostrado: Ppglaf se guarda pequeñas artimañas que le den la victoria.
Hay que hacer que su niño esté delante para que se desconcentre… 😀

7. borat - 16 mayo 2008

>Ppglaf se guarda pequeñas artimañas que le den la victoria.

Sí, todo el mundo comenta que es un hombre pérfido y malvado como hay pocos.

😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀

8. C&C:Ancients Epic - Illipa « La Esquina Friki - 16 mayo 2008

[…] reseña de la Batalla de Illipa en el Command & Colors: Ancients que jugaron hace unos días Ppglaf y sus amigos, sencillamente […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: