jump to navigation

Córdoba 2008 24 octubre 2008

Posted by ppglaf in General.
Tags:
trackback

Tras tres meses de inactividad bloguera, y pese a la buena racha laboral que me mantiene alejado de mis habituales compañeros de juego y de otras aficiones, y que aún durará hasta finales de noviembre, intentaré regresar poco a poco a la rutina de escribir cosas por aquí.

Y nada mejor para hablar que el pasado Festival de Juegos de Córdoba, al que tuve la suerte de asistir y en el que me faltó tiempo para hacer todo lo que me hubiera gustado, señal de que aproveché bien los días que estuve allí. Además, ha pasado tanto tiempo y tantas cosas desde entonces, que esto va a ser casi un relato de nostalgia. 

Si lo contara en forma de historia, supongo que podría escribir medio libro, así que lo haré con ráfagas, que sospecho no podrá entender todo el mundo, pero así son las cosas.

  • Un día antes de partir, solicité a Jugamos Todos más detalles sobre mi alojamiento en Cerro Muriano (un albergue situado en un entorno paradisíaco) y acabé nombrado responsable coordinador, con lo que tenía que recepcionar las habitaciones para todos los que habían de alojarse, e indicarles el número de habitación que les había correspondido.
  • Al salir, con el tiempo justo de acercarme a Cerro Muriano antes del comienzo del Festival, y pretendiendo tomarme un café en el bar Puerto Rico con los amigos de Sevilla unos minutos antes del comienzo de todo, un imprevisto (¡Un abrazo, Noelia y Rafa!) me retrasó considerablemente y me tuvo un tanto inquieto en el viaje.
  • Al “tomar posesión” del albergue, descubro que me entregan nueve habitaciones en lugar de las seis previstas, así que la magnífica distribución de habitaciones que tenían hecha en Jugamos Todos la amplié, partiendo los grupos a medida que fueron llamándome para informarse de sus habitaciones. Dejé allí mi teléfono, en un cartel, y estuve recibiendo llamadas ¡¡¡¡hasta las dos de la mañana!!!!.
  • Mis compañeros de habitación: Fran (Fran Moli – BSK), Jose (Musambay – BSK) y Jose Mari (mi sobrino).
  • Cuando llego a Córdoba, impregnándome del ambiente del festival, veo a Manolo e Isa (perezron y señora) echando una partidilla con Wolfgang y Ursula (los señores Kramer). ¡¡Hala!! Más tarde nos los presentaron y Musambay le plantó dos besos a la señora Kramer que los dejaron sorprendidos: estos alemanes no están acostumbrados a los contactos físicos, digo yo…
  • Mucha gente para saludar y Biblio que, de sopetón, me dice hola, me pregunta si hablo inglés y me gira porque detrás mío están Martin Wallace y su esposa, los cuales me presenta y yo me quedo con cara de tonto (supongo) sin saber qué decirle a ese hombre. Yo no soy nada mitómano, pero es que es una situación algo tensa: ¿cómo iba a saber Wallace quién soy yo? Claro, el tipo no supo mantener mi interés en una conversación sin palabras y acabé yéndome a otra parte. ¿O no fue así? Ya no me acuerdo bien de esta parte…
  • ¡¡A jugar!! Venga, ¿cuál escogemos?…¿ése? ¿aquél?… ¿que uno quiere jugar a un Aquaretto? Vale, Franky lo coge, nos vamos a una mesa y nos lo va a explicar. Anda, si hay que destroquelarlo… ¡Hecho! Comienza el despliegue y la explicación y… Kiko (el gigantón del pelo azul) nos indica amablemente que no podemos jugar, que hay que asistir a una presentación y que luego jugaremos…
  • Por 7000 euros y una décima de segundo no consiguió Jose Mari llevarse un juego en la presentación de Ayudar Jugando. Cachissssss, Pili…
  • Torres, Top Race, That’s Life…, supongo que el Pasaporte Kramer influyó en la elección de los primeros juegos, aunque merecieron la pena.
  • Me llega la noticia de que hay una mesa donde están jugando al ¡¡Napoleonic Wars!! Me puse a buscar y encontré a un grupo de Madrid/Santander que dedicó casi todo el fin de semana a los wargames.
  • Conocí a algunos BSKeros nuevos y saludé a algunos que ya conocía de antes, pero la verdad es que cuando acabó todo eché de menos el haber podido charlar o jugar más con otros. No cito nombres, pero con mucha gente crucé un par de palabras (un simple saludo) y ahí quedó todo. Lástima.
  • El primer regreso al albergue, encabezando una caravana de coches que no sabían cómo llegar. Y el coche que iba inmediatamente detrás nuestro, a 40 por hora. El conductor de mi vehículo iba frenando constantemente para no perder a nuestros seguidores 🙂
  • Primera noche de albergue: muchas charlas en la oscuridad de los pasillos al aire libre del recinto de Cerro Muriano y algunas propuestas de partida, pero el cansancio era ya mucho y decidimos retirarnos a la habitación… a echar una partidilla.
  • “A mi me huelen un poco los pies”, dice alguien. “No importa”, “no pasa nada”, se le contesta…, a los diez minutos, entre ojús y vayatelas, decidimos dar a uno de los dos armarios de la habitación un uso exclusivo de almacenamiento de cierto par de zapatos.
  • A dormir. Al recoger las cosas, nuestro particular Inspector Clouseau, auténtico especialista en el robo de panderetas, hace caer, inadvertidamente, una botella de agua casi vacía, desde bastante altura. Afortunadamente, no estaba abierta (lo había estado segundos antes) y nos reimos un rato con el asunto, pero mientras tanto…
  • … se repite el accidente, esta vez con una botella sin estrenar (litro y medio), que explota al caer. El damnificado Musambay, que no se había dado cuenta del segundo incidente, farfullaba algo acerca de que era imposible estar mojado si la botella (la primera) no se había roto ni abierto con la caída pero…
  • … los magníficos reflejos del provocador del accidente lo impulsaron en instantes junto al desastre, justo para recoger los restos de la botella y evitar que se derramara más agua. ¿O no?. Descubrimos catorce formas nuevas de coger una botella rota sin que dejara de manar agua.
  • La calma volvió y el faro de Chipiona iluminó nuestra oscuridad, junto al leve sonido del pasar de las hojas de un libro. O explicado de otra forma: a las cuatro y media de la noche, alguien se puso a leer antes de dormir, pero para no molestar, se colocó una linterna en la frente.
  • ¿Friki? ¿Quién es friki? ¿Alguien que tras la paliza de viaje, juegos y anécdotas, decide levantarse temprano para salir a correr un rato por el campo?
  • Desde bien temprano, bajar a Córdoba y disfrutar de Verflixxt!, Ubongo, Leader 1, Akaba, Chateau Rochefort, Time’s Up, Theseus.
  • Nuevamente un placer conocer más gente, conocer más juegos, prototipos incluidos, disfrutar con charlas y partidas. Y sufrir un poco por la lluvia.
  • La noche llegó con la salida hacia la cena BSK, que debería rebautizarse como “cena de la industria del juego en España”. Salvo cuatro despistados que allí estuvimos, yo diría que la mayor parte de los asistentes eran editores, autores, diseñadores, inversores, todos relacionados con el mundo empresarial del juego. No se trataba de hacer negocios, sino de establecer relaciones. Me gustó ser testigo de esto.
  • Un domingo de juego: Time’s Up, Chateau Rochefort, Tinner’s Trail, Marrakech, Keltis, Tomb for an Empire, Blox, Pickomino, Pit, Karibik.
  • Pit era un juego que siempre se estaba jugando, a juzgar por los mugidos, chillidos y demás que se escuchaban permanentemente. Un auténtico desmadre el que llegué a vivir con este juego.
  • Los torneos son armas de doble filo. Al menos para mí, que no llevo la intención inicial de ganar nada. Pickomino es un juego entretenido para echar una partidilla, pero me tocó jugar tres veces (no sé perder) y llegar a la final. Eso sí me resultó algo tedioso.
  • La parte buena fue el “Reto Wallace”. Descubrir un muy buen juego (Tinner’s Trail), aprendiendo mientras se jugaba, y remontar espectacularmente una partida en la que iba muy descolgado para acabar ganando un premio fue muy gratificante. Me costó quedarme sin cenar y salir urgentemente, casi a la una de la noche a buscar algún sitio abierto donde comer algo (ufff, McDonald’s).
  • Si es lunes, pero festivo, hay que recordar desconectar el despertador que te llama “muy tempranito” para ir al tajo. Es una norma que conviene comentar con tus compañeros de habitación.
  • Lunes de Tinner’s Trail, Stone Age, Can’t Stop, Pyramidos y bocadillo de calamares en Puerto Rico.
  • Por cierto, que todas las “repeticiones” de partida fueron para explicar a gente que no conocía los juegos.
  • Algo triste y melancólica la última jornada, con despedidas y la visión de la recogida de juegos y más juegos.
  • Hacía algún tiempo que no me acostaba tan temprano como las nueve de la noche, pero es que no podía más.
Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: